Almagro

Almagro es un bonito pueblo manchego, caracterizado por la armonía de sus casas, con sólo dos alturas, todas ellas con blancas fachadas en las que destacan los grandes portalones y los balcones enrejados.

Esta ciudad monumental de La Mancha es conocida en todo el mundo por su tradición teatral. En su preciosa plaza medieval podrán admirar el Corral de Comedias del siglo XVI, protagonista del Festival de Teatro Clásico que ya se ha convertido en el más importante de España. Pero es mucho más lo que Almagro les ofrece: calles empedradas, interesantes museos, espléndidos parajes y deliciosa gastronomía manchega.

En Almagro cada época del año tiene algo especial. Si el visitante tiene la oportunidad de venir en época de festival (mes de julio) en Casa Almodóvar estará muy cerca de todos los lugares en los que hay representaciones: el teatro municipal (delante de la casa), el hospital de San Juan (en la esquina de la calle, sin bajar de la acera), la Antigua Universidad (al final de la calle, pasando la ronda), el corral de comedias (en la plaza, a tan sólo un minuto de la casa andando)…

Además, justo enfrente puede disfrutar de una buena comida en uno de los mejores restaurantes del pueblo. También en la plaza puede degustar los platos típicos de la gastronomía manchega: migas, gachas, duelos y quebrantos, asadillo…
Como nota curiosa, le aconsejamos acercarse al mercado (muy cerca de la casa, a la derecha, en un callejón), un sábado por la mañana y comprar unos churros para desayunar tranquilamente en el salón de la casa o en el patio.

Si nos visita en Semana Santa, tendrá la ocasión de contemplar las tradicionales procesiones desde los balcones de la casa.
El visitante tiene, por tanto, un sinfín de razones para disfrutar de una estancia inolvidable en cualquier época del año, dejándose llevar por la vivencia de los detalles de una auténtica vida de pueblo, tan lejos del ajetreo de la gran ciudad: los sonidos de las campanas de la iglesia, el vuelo de los pájaros de muy distintas especies, el cielo raso plagado de estrellas, el ir y venir de los vecinos inmersos en su vida cotidiana.