Monumentos religiosos

Monumentos religiosos

Casa Almodovar > Qué visitar > Monumentos religiosos

Volver a inicio

Iglesia de la madre de Dios: Está ubicada en lo que fue Hospital de Nuestra Señora de La Mayor en solares comprados por la Villa en 1546. Es del gótico tardío con tímidos matices renacentistas. Se levanta sobre una lonja y responde al tipo de iglesia columnaria y de salón, modelo muy extendido por La Mancha. Las arcadas descansan sobre seis pilares cruciformes de piedra que tienen adosadas medias columnas toscanas con basamento semicircular. Las tres naves desembocan en ábsides poligonales, siendo el de la capilla mayor pentagonal y cubierto por bóveda nervada, y los laterales de tres lados cubiertos por veneras o conchas. En el muro, de una gran solidez, se abren altas ventanas formadas por arcos de medio punto que dan a luz un claro sentido renacentista en oposición a las vidrieras del mundo gótico.

El exterior está construido en mampostería y las fachadas están articuladas por contrafuertes que siguen el módulo de proporción de la iglesia. La fachada principal, remarcada por dos contrafuertes, posee un gran rosetón de ladrillo y se remata por un frontón formado por las cubiertas.

Además, la iglesia cuenta con dos portadas barrocas en los lados norte y sur y una torre inconclusa proyectada en el siglo XVII por arquitecto Benito de Soto, vecino de Almagro.

 

Iglesia de San Agustín o Convento del Santísimo Sacramento: El Convento del Santísimo Sacramento de los Agustinos es uno de los monumentos más importantes de Almagro y donde mejor está expresada la cosmovisión barroca, conjugando en un todo arquitectura y pintura.

Se trata de una iglesia de estilo barroco y planta de cruz latina con una gran nave central cubierta por bóveda de cañón. Destacan las columnas de su fachada, concebida como un gran retablo, y las escenas de la vida del santo que recorren los muros del templo. El crucero se cubre por un cúpula sobre pechinas y el ábside es de testero plano. En los paramentos, bóvedas y cúpula existe un enorme conjunto de pinturas al temple que pertenecen al barroco regional y que representan un programa iconológico completo alusivo al Santo Sacramento, San Agustín y la Virgen. La iglesia constituye una obra maestra del barroco provincial y tipológicamente está más cerca del barroco andaluz que del madrileño.

Actualmente no es utilizada para el culto, sino que es usada por el Museo Nacional del Teatro como complemento a su programación habitual, gracias a la cesión del Ayuntamiento de Almagro.

 

Iglesia de San Blas: Esta iglesia se denominaba en origen Ermita de San Salvador hasta el siglo XVIII, momento a partir del cual se puso bajo la advocación de San Blas.

A la ciudad de Almagro llegan los Függer en la primera mitad del siglo XVI, y es entonces cuando Jacobo Függer decide reedificar, con la intención de agradecer a la divinidad los beneficios recibidos, la antigua ermita del Salvador.

La capilla es de una sola nave y, al no tener crucero, se configura como un espacio unitario, dividido en cabecera poligonal y dos tramos cubiertos por bóvedas de crucería con discos en las claves, cuyas nervaduras descansan sobre ménsulas decoradas con los emblemas heráldicos de los Függer. El coro a los pies, está formado por balaustrada de madera que llevaría el escudo del fundador. El exterior de la ermita está construido por paramentos de mampostería y está articulado mediante contrafuertes. También posee sencillas ventanas, de arcos de medio punto en ladrillo que iluminan el interior. La portada principal construida en arenisca y orientada al sur.

Actualmente se usa en el Festival de Teatro de Almagro para albergar conciertos de música.

 

Convento de la Asunción de Calatrava: Iglesia gótica con elementos renacentistas, con preciosas bóvedas y claustro jónico, habitado por monjas calatravas hasta 1815. En esta fecha son trasladadas, y el convento pasó a ser ocupado por frailes hasta que en 1836 se suprimen las órdenes religiosas con el proceso desamortizador, y sus bienes pasan al Estado.

Destaca en este convento el proporcionado trazado del claustro, uno de los más bellos y menos conocidos del Renacimiento español. Es de planta cuadrangular y aparece conformado por dos galerías con sesenta columnas clásicas, realizadas en piedra arenisca con fustes de mármol de Macael. La peculiaridad de este claustro está, además de en sus programas decorativos, en la magnífica ejecución de sus tallas que merecerían un detallado análisis iconográfico. Destaca dentro del conjunto la escalera principal, que responde al modelo español claustral del quinientos, de tres tramos y balaustrada de traza flamígera.

 

Convento de la Encarnación Dominica: La iglesia, que probablemente se terminó en 1597, tiene planta de cruz latina con la cabecera poligonal, que marcará mucho más sus rasgos manieristas. En el crucero destacan los lienzos con pinturas de San Juan Bautista, San Juan Evangelista, San Diego y San José.

La nave está dividida en dos tramos y se cubre por una bóveda de cañón con arcos fajones y lunetos. Las capillas, de poca profundidad, se abren entre las pilastras toscanas que componen el muro.

Del exterior merece la pena destacar la portada de acceso. Consta de dos cuerpos; el primero, edificado en el siglo XVI, está formado por un sencillo arco de medio punto que configura un falso alfiz. El segundo cuerpo se construye en el siglo XVIII, cuando el Conde de Valdeparaíso es nombrado patrono del convento. El Conde dona una cantidad de dinero para la reparación de la iglesia y la construcción de su retablo mayor, decorado con el bellísimo escudo de la familia.

 

Convento de Santa Catalina de Siena: Alberga en la actualidad el Parador Nacional de Turismo, pero fue fundado en el siglo XVII. Los franciscanos lo habitaron a partir de 1612 y del conjunto primitivo y hábilmente reconstruido sólo queda la iglesia, de cruz latina (actual ermita se San Francisco) el claustro y algunas dependencias. Todo el conjunto es de una gran austeridad constructiva, pues el convento fue ejecutado de acuerdo al esquema monástico impuesto en los conventos franciscanos en razón de tres actividades ejercidas por los frailes: la oración, la predicación y el trabajo manual en la huerta.

 

Iglesia de San Bartolomé: Fue fundada por licencia de Felipe III en 1602. Su construcción es planta de cruz latina con capillas laterales y bóveda sobre el crucero. El alzado posee tribunas entre pilastras de orden corintio, formadas por balcones con una decoración rococó a base de elementos vegetales, rocalla y remarcadas por unas molduras mixtilíneas.

 

Convento de Nuestra Señora del Rosario. Antigua Universidad Renacentista: La fundación del Convento de Nuestra Señora del Rosario, que pasó a ser la Antigua Universidad Renacentista de Almagro, se debe a uno de los personajes más influyentes e importantes de nuestro siglo XVI, el clavero de la Orden de Calatrava Frey Fernando Fernández de Córdova y Mendoza.

Responde a la tipología utilizada por las órdenes medicantes de franciscanos y dominicos durante el siglo XVI. Es de una sola nave, con planta de cruz latina, crucero y ábside poligonal, capillas laterales comunicadas y coro alto a los pies.
La Universidad fue construida en 1538 y su ocupación final tuvo lugar en 1539.

Ahora es uno de los lugares donde se realizan las representaciones del famoso Festival de Teatro Clásico de Almagro.